Argentina.- Un grupo de presos en la Comisaría Tercera de la ciudad de Puerto Madryn, provincia de Chubut, presentó un recurso extraordinario ante la oficina judicial en el que reclamaban que se arregle el sistema de televisión por cable dentro del centro de reclusión y advierte que se niegan a comer a menos que puedan ver el Mundial de Rusia 2018.

“Venimos a solicitarle que arreglen el cable de audiovisión ya que hace como tres días que no anda y es un derecho indispensable para toda persona privada de libertad” dice el texto presentado por los reclusos.

Quienes realizan el planteo invocan una ley local ya que consideran que al verse negados de disfrutar de la Copa del Mundo existiría un agravamiento en las condiciones de detención.

También advierten a las autoridades sobre su huelga de hambre: “Hemos tomado la decisión de no recibir la ración correspondiente del mediodía y noche hasta que se solucione este inconveniente”.

La Constitución Nacional de Argentina determina que las cárceles, además de ser sanas y limpias, deberían usarse para “seguridad y no para castigo de los reos detenidos en ellas, y toda medida que a pretexto de precaución conduzca a mortificarlos más allá de lo que aquella exija, hará responsable al juez que lo autorice”.

 

Fuente: ART